viernes, 22 de abril de 2011

GERENCIA DE EMPRESAS

LA EMPRESA
Naturaleza
La empresa es la institución característica y fundamental de toda sociedad industrial, que además de centralizar y organizar las actividades de los hombres que tienen por fin la adaptación de los recursos terrestres a las necesidades humanas, ha demostrado ser la única forma de organización económica que puede asegurar el pleno rendimiento del trabajo.
Por esa razón y porque es tan grande la diferencia de desarrollo económico entre los países que tienen o carecen de este tipo de organización es que interesa analizar bien cuál es su naturaleza.
De las instituciones a que una persona puede adherirse voluntariamente debemos distinguir entre "asociación" (como ser un club, una sociedad religiosa, etc.) en que las personas están vinculadas directamente, y "unidad económica" en que los hombres se encuentran vinculados por medio del intercambio de aportes (cosas materiales o fuerzas asimilables a servicios materiales).
Es un sistema en el que coordinan factores de producción, financiación y marketing para obtener sus fines, la maximización del valor de la empresa, los distintos factores se encuentran coordinados para alcanzar sus fines.

Características
Estas se dan según la magnitud de la empresa, que son:
Pequeña Empresa:
El administrador supremo dedica solo parte de su tiempo en cuestiones administrativas, pues lo absorbe una gran cantidad de problemas técnicos de producción, finanzas, ventas personal , etc.
No se requiere grandes previsiones o planeaciones
Son mas frecuentes para solucionar los problemas los procedimientos de carácter informal, ya que la escasa complejidad de dichos problemas suplen con ventaja la pobre tecnificación de los procedimientos y tramites administrativos.
Es mucho más factible un gran centralización y en cierto sentido puede ser más conveniente por la rapidez y unidad que imprime todos los trámites.
Mediana Empresa:
Suele ser una empresa de ritmo en crecimiento.
Presenta problemas de la pequeña y grande empresa y más bien carece de los beneficios que son sus características en ellos.
Como consecuencia de su crecimiento se ven en la necesidad de ir realizando una mayor descentralización y consiguientemente delegar.
La alta gerencia comienza a sentir la necesidad de obtener conocimientos técnicos-administrativos.
Paralelamente comienza a sentir la necesidad de hacer planes muchos mas amplios y mas detallados, requiriendo por lo tanto de cierta ayuda técnica para formular y controlar su ejecución.
La gerencia de este tipo de empresa va sintiendo gradualmente como sus decisiones se van vinculando cada ves mas a problemas de planeación y control, que a cuestiones de realización inmediata.
Grande empresa:
El administrador o los administradores, chocados en la más alta jerarquía, no solo se dedican la mayor parte de su tiempo alas funciones típicamente administrativas sino que requieren un staff más o menos grande de personas que lo ayuden a administrar.
Se requiere un grupo muy grande de especialistas por que es imposible que los altos ejecutivos conozcan con profundidad toda la inmensa cantidad de técnicas e instrumentos concretos, detallados y cambiantes que cada día surgen sobre producción, finanzas, ventas, etc.
Se impone un mayor grado de descentralización, delegando muchas funciones a jefes y aun a empleados que serán los únicos capacitados dentro de políticas y normas que se les fijan.
Son indispensables una previsión y planeación realizadas a más largo plazo, y por lo mismo más técnicas detalladas y formales.
Se convierte en problema vital el desarrollo de ejecutivos que no solo tengan conocimientos indispensables para ir ocupando los puestos que quedan en la empresa por ascensos, vacantes o expansiones, sino que reciban un adiestramiento práctico en estos difíciles problemas y desarrollen en ellos mismos las cualidades necesarias.
Otras características
  • Conseguir el máximo beneficio.
  • Entregar bienes o servicios.
  • Satisfacer los elementos humanos en su actividad.
  • Generar puestos de trabajo.
  • Obtener rentabilidad.
  • Asegura la supervivencia y continuidad a la actividad empresarial.
  • No toda actividad organizada tiene el carácter de empresarial, para serlo se requiere que sea económica y profesional.
  • El empresario individual es la persona física que ejerce en nombre propio por sí o por medio de un representante una actividad constitutiva de empresa.
  • El empresario social surge cuando 2 o más personas se agrupan construyendo un patrimonio y juntando sus esfuerzos en la consecución de un fin común que es la obtención de beneficios.
  • Sociedad anónima: sociedad de tipo capitalista de carácter mercantil con capital propio dividido en acciones y bajo el principio de responsabilidad limitada y no personal de los socios por las deudas sociales a la explotación de su objetivo social.

Visión sistémica de la empresa
El Pensamiento Sistémico - Nos ayuda a encontrar pautas y a fortalecerlas. Generalmente solemos centrarnos en partes aisladas del sistema (debemos pensar a la empresa como un sistema) y luego nos asombramos de que nuestros esfuerzos fracasen ya sea en la resolución de problemas o en el mantenimiento del éxito.
Esta manera de mirar las organizaciones que se alimenta de la teoría y la práctica basadas en el pensamiento sistémico, nos ofrece un marco conceptual, un cuerpo de conocimientos y herramientas, desarrollados en los últimos cincuenta años, para que los patrones de conductas se puedan recortar con más facilidad; para poder intervenir, perturbarlos y que se modifiquen.
Sistema.- Es un conjunto organizado de cosas o partes interactuantes e interdependientes, que se relacionan formando un todo unitario y complejo y que trabajan o se apoyan de manera conjunta para alcanzar un objetivo o fin común.
Debe entenderse que un sistema no se explica por la sola suma de sus partes, sino que la interrelación entre ellas resulta en una cualidad emergente que no se encuentra en ninguna de las partes consideradas separadamente
Las condiciones para que pueda existir un sistema son: Poseer un objetivo general emite una impresión sobre la envergadura y espacio de un sistema. Debe existir un conjunto de elementos inter relacionados que trabajen por el mismo objetivo. Todos sus elementos deben aportar valor para alcanzar el objetivo. Deben permitir diferenciar las entradas, el proceso y las salidas del sistema.
La visión sistémica ofrece la oportunidad de ver los problemas desde una perspectiva integral y global.
Las empresas están organizadas en áreas o sectores: dirección, producción, ventas, atención al cliente, recursos humanos, administración, etc. Cada área tiene su objetivo, su población, función y cultura distintivos, y cada una depende en mayor o menor medida de las otras para lograr un buen desempeño general de la empresa.
Cada área a su vez, se relaciona con la totalidad de la empresa, así cada una de ellas contribuye a adoptar lo que define o caracteriza a la empresa.
La palabra sistema deriva del verbo griego sunistánai, que originalmente significaba "causar una unión". Como sugiere este significado, la estructura de un sistema incluye la percepción unificadora del observador.
El definir a la empresa como sistema es una decisión de aquél que define. Hall y Fagen dicen que " sistema es un conjunto de elementos con sus propiedades y sus relaciones, que los mantienen unidos". Una vez definido el sistema, todo conjunto integrado por algunos de los componentes y sus mutuas propiedades y relaciones, podemos definirlo como subsistema.
En cada organización que definimos como sistema, podemos delimitar sectores que llamamos subsistemas: subsistema humano (quiénes son), subsistema de trabajo (cómo se hace), subsistema de administración (cómo se asignan los recursos), y el subsistema de información (cómo se manejan los datos).
Estos subsistemas y sus acciones están vinculados por tramas invisibles de sucesos interrelacionados, que a menudo demoran un tiempo (a veces años) en mostrar sus efectos recíprocos. Esto hace que muchas veces sea difícil identificar cuál aspecto es causa y cuál efecto. Como nosotros mismos somos parte de esos vínculos, se hace más difícil ver el todo como un patrón de conductas.
Al contrario, solemos ver fragmentos de conducta, como fotografías instantáneas, como partes aisladas del sistema, y muchas veces no entendemos cómo es que se mantienen problemas, que hasta producen serias complicaciones, y generan malestar. Aún así no podemos encontrar la manera de hacer un cambio.
Así, la perspectiva sistémica pone el énfasis en totalidades y en la interacción entre las partes y no en cada una por separado. Esto requiere que la empresa sea receptiva y responda a los cambios externos.
Actualmente las empresas actúan en un escenario de cambio casi permanente de las necesidades, en relación a productos y servicios, expectativas de los clientes, que surgen de cambios en las tendencias políticas, sociales, económicas y tecnológicas. Por eso es tan importante que las empresas puedan recoger información externa, reelaborarla en una retroalimentación y mantenerse flexibles para seguir siendo competitivas, viables y poder sobrevivir.
El cambio se efectúa más fácilmente si el método para llevarlo a cabo es razonablemente más corto y con pautas claramente  establecidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada